En Chiapas, la vejez menos alentadora