El tiempo apremia para sustituir al dólar como moneda de reserva mundial