Este sexenio el poder de compra cayó 25% y subieron los precios de productos básicos