Urgen políticas públicas en emergencias