Producción interna, la clave