Neuromarketing: el día más triste del año es un hecho pseudocientífico