Las deudas que heredaron varios exgobernadores del PRI impiden hoy hacer obra pública