La violencia económica y patrimonial, el enemigo invisible