La industria petrolera y Pemex, aún viables