La brecha digital alcanza de manera especial al sexo femenino