La autonomía de la CRE