Habría mejores pensiones si empresas registran pagos reales