Estados destinan solo 12.7% de la deuda adquirida a inversión