Economistas mexicanas ven difícil salida de armadoras multinacionales de autos