Decisiones erradas podrían ser caldo de cultivo para la paranoia social